APRENDER POR PARTICIPACIÓN O POR MEMORIZACIÓN

aprendizaje en los niñosEl aprendizaje es uno de los procesos más complejos que tiene el ser humano. Uno de los grandes retos desde que los hombres tenemos consciencia, es conseguir que podamos aprender de una forma rápida y efectiva. Consiguiendo alcanzar el máximo conocimiento. Al fin y al cabo el ser humano es curioso por naturaleza, lo que quiere decir que aunque lo conozca todo, siempre querrá más y más información para saciar su sed de conocimiento. Pero, el aprendizaje tiene un momento que es más importante que nunca. Se trata de la infancia. La etapa en la que ponemos las bases que marcarán nuestro futuro. Analizaremos dos tipos de aprendizaje tanto por participación, como por memorización.

¿Qué es el aprendizaje?

Antes de nada deberíamos ser conscientes de que significa exactamente aprendizaje. Y para que lo podemos utilizar en nuestras vidas. Primero, debemos diferenciar dos términos que nos pueden llegar a confundir en algún momento. Nos referimos a aprender y aprendizaje.

Aprender, es el proceso para mejorar nuestras habilidades o aumentar los conocimientos que tenemos.

Frente al aprendizaje, que podíamos definirlo como el proceso que estudio los diferentes métodos para aprender.

Aunque no nos lo parezca, los seres humanos, estamos preparados para poder aprender lo básico de forma que no nos demos ni cuenta. Con un modelo innato a todos. Algunos de los ejemplos a los que me refiero es por ejemplo a andar, hablar, reconocer sentimientos, reconocer el alimento…

La naturaleza es muy sabia y durante miles de años, ha estado preparando el cerebro de los bebés para que adquieran una serie de cualidades, que en un futuro tendrán que realizar en todo momento y a la vez que otras actividades. Con lo que nuestro cerebro deberá estar preparado para acceder a este conocimiento sin nuestro permiso y de una manera automática. A lo largo de la vida, habrá otras actividades que tengamos que aprender con el mismo objetivo, así como por ejemplo conducir. Y será la practica y la insistencia, la que conseguirá que llegue un momento en que no necesitemos pensar que hacer con los pies.

Pero, en el blog de hoy queremos hablar de un proceso de aprendizaje más dirigido y estudiado para conseguir mejores resultados a la larga.

Dos tipos de aprendizaje para utilizar.

En verdad, si rebuscamos, podemos encontrar un gran número de modelos educativos o de enseñanza. Algunos de ellos son iguales en varios países y otros son característicos de diferentes zonas. Así por ejemplo, nos encontramos que hay países donde los niños son más fuertes en matemáticas que otras zonas, o en el proceso lector… Hay gente que defiende que se trata de la genética. Aunque como ya sabéis, aunque valoro mucho la importancia que tiene la genética en el desarrollo de la vida. Sigo pensando que el punto más fuerte que marca la vida, es el entorno y por supuesto la educación. Es cierto que puede haber un niño que sea más movido que otro por genética. Pero con una buena educación y un buen método, podemos rebajar el estrés del niño. Vamos que la genética si que marca, pero no es inamovible.

Primero vamos a ver una breve definición de cada uno de los tipos de aprendizaje infantil para poder entenderlo mejor.

Aprender por participación: Nos referimos a cualquier aprendizaje que se realiza con una interacción entre el que trasmite y el niño que recibe. Aunque no siempre tiene que haber un profesor para que funcione. Así por ejemplo, los niños son pequeños cientificos. De hecho, sin que nadie les diga como, son ellos los primeros que utilizan los métodos científicos para aprender a andar o a hablar. Con lo que pueden participar con la naturaleza y aprender. Como jugando con un gatito, o tocando una flor…

La memorización. Ha sido el método por excelencia en España y en un gran número de países desde hace demasiado tiempo. Es un sistema que evidentemente en algunas cuestiones es necesario. Aunque yo nunca lo tendría como el método principal. Y por desgracia es el método más extendido. Además de ser el más fácil para el profesor. Tan solo tiene que leer el libro de texto y esperar que el niño en casa se dedique a memorizar palabra por palabra, formula por formula, toda la información que supuestamente es necesaria para el correcto desarrollo del niño. Por ejemplo. Estudiar los ríos de España. Creo que todos nos los hemos estudiado de memoria, ya que en el examen hemos tenido que escribirlos todos. Aun no he sido capaz de encontrar a una sola persona de más de 25 años que me digan los ríos de España. ¿Entonces para que hemos hecho que los niños se los aprendan de memoria. No nos damos cuenta que a través de la memorización, con el tiempo la información se pierde en nuestro cerebro. Sin embargo, si el niño entiende los conceptos, aunque no se acuerde de todo, si que se hace una idea de lo que en su día estudio.

Está claro que los método interactivos en los que juegan un papel importante tanto el niño como el instructor o profesor. Tienen una serie de ventajas que no tendrá nunca el estar delante de un libro horas, para recordar todo lo que leemos.

  • Nuestro cerebro funciona mejor cuando estamos relajados.
  • Nuestro cerebro funciona mejor cuando estamos entretenidos.
  • Nuestro cerebro se muestra más receptivo cuando alguien nos está hablando que cuando estamos solos.

Cuando nos movemos y hacemos algo que no nos distraiga mientras aprendemos, potencia la duración de lo aprendido. Así por ejemplo el ver imagenes. El escuchar consejos de alguien cercano mientras estamos viendo algo. (No es lo mismo ver un elefante en un libro y leer su nombre en inglés, que estar en un zoo con nuestro padre y que nos vaya diciendo nombre a nombre de cada uno de los animales en inglés.)

Es evidente que no es necesario que cuando el niño está memorizando estemos sentados en la silla de al lado sin molestar para estar con él. Pero, si que podemos hacerlo todo con él. Solo con dejar que el lea la lección y nos vaya explicando párrafo por párrafo, como si nosotros fuéramos tontos, puede mejorar su aprendizaje en más del 100%. Muchas veces pensamos que hay cosas que no podemos enseñar por medio de participación. Esto es debido a la educación que hemos tenido, nos han matado la imaginación y la creatividad. Así por ejemplo, los verbos irregulares en inglés, se supone que tenemos que coger la lista y leer, leer y leer una y otra vez.

A nadie se le ha ocurrido que podemos jugar con los niños a hacer una obra de teatro y cada día hacemos una incluyendo un par de verbos en diferentes formas. O simplemente en el día a día, elegir cada semana unos verbos. Cuando tengamos que decir esos verbos los repetiremos una y otra vez en inglés marcando con la voz. El niño acabará aprendiéndose la mayor parte de los verbos sin esfuerzo. Y luego los que no hayamos conseguido los podemos repasar.

¿Y el futuro de los niños?

Es algo que muchas veces me planteo. El mundo está cambiando, y a que ritmo. Y la educación debería haber sido de lo primero en modificarse. Así por ejemplo ahora mismo con las google glass, algo que vamos a tener casi el 100% de la gente en no muchos años. Vamos a contar con absolutamente toda la información del mundo. Para que quieres aprenderte los ríos del mundo, si tan solo tendrás que hacerle la pregunta a las gafas. ¿Qué río pasa por Salamanca? y tendrás la información en menos de 1 segundo. Con lo que es momento de cambiar el modelo educativo cuanto antes. Cosa que me parece a mi que no va a pasar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies

ACEPTAR