LA LECTURA ES FUNDAMENTAL EN LA INFANCIA

consejos de lectura infantilLa educación infantil nos obsesiona. Lo único que queremos es conseguir que el día de mañana nuestros niños sean personas de provecho. Que tengan una serie de principios éticos y morales. Que les marquen la forma de comportarse en su relación con los demás así como con el mundo en general. El gran problema, es que nadie nos ha enseñado que debemos hacer para conseguir que nuestros niños, no solo triunfen en la vida, sino que además, sean personas felices e integrados en la sociedad que nos toca vivir. Hoy vamos a hablar sobre la importancia que tiene el educar y motivar el conocimiento de los niños y más concretamente la importancia de educar en la lectura. Además, de darles alternativas más sanas a lo que nos encontramos hoy en día, tele, consola, Internet…

La lectura y los niños

Todos queremos que nuestros niños se aficionen a la lectura. A pesar de que la gran mayoría de los adultos españoles. No leen ni el periódico. De hecho, muchas veces el no ser lector. Hace que queramos para nuestros niños lo que nosotros no hemos conseguido o no hacemos. Creo que no hay nadie que considere que la lectura no tiene beneficios intelectuales, sociales y de diferentes aspectos de la educación del niño.

Como todo en esta vida, cuesta esfuerzo. Y normalmente, la primera vez que hacemos algo que es bueno para nuestra mente. No suele gustarnos mucho. Y es cuestión de constancia, motivación y paciencia. Lo que puede conseguir que el niño se aficione y al final, lo que nos parece lo más aburrido, puede convertirse en lo más divertido, una vez que lo entendemos y sabemos sacarle todo el partido.

La lectura, tiene una gran cantidad de implicaciones en la vida y en la educación infantil. Vamos a ver algunos puntos que pueden ser beneficiosos para nuestra vida.

Para empezar, el niño que lee, amplia su vocabulario de una forma mucho más rápida que cualquier otro modo. Pero, además de aprender palabras nuevas, también aprendemos a la vez la gramática española. Aprender a escribir sin faltas de ortografía es en mucho gracias a la lectura.

La imaginación es otro de los elementos que mejor trabajamos con la lectura. Al fin y al cabo. Los libros son ejemplos de mundos diferentes, de diferentes tipos de vidas. Podemos decir que como ver películas de ficción. Aunque hay una diferencia muy clara. Cuando vemos una película, nos lo dan todo migado. Vemos el monstruo, exactamente como el autor quiere, los paisajes… Con lo que en verdad, con la tele, tan solo tenemos que digerir y no necesitamos mucho de nuestro cerebro. Sin embargo en los libros, tenemos una diferencia sutil. Aunque nos lo cuenten, será nuestro cerebro, el que tenga la última palabra. Ya que nosotros te explicamos algo. Tu cerebro, intentará imaginar la situación, aunque siempre contará con un punto de vista más subjetivo que si lo hacemos por la televisión o películas.

Aprender más. La lectura, es la base para el aprendizaje. Incluso escuchado. Uno de los mayores problemas que nos encontramos con los niños mayores de 8 años. Es que no entienden lo que leen. Para ellos, es un suplicio total, tener que leer. Y nadie les ha enseñado a entender lo que leen. De hecho, es uno de los grandes problemas del fracaso escolar en España actualmente. Ya que los niños, aunque esten horas y horas delante de un libro. El problema es que les supone mucho esfuerzo el entender que quiere decir los libros o los teoremas… Es la practica y unos buenos consejos, los que ayudan al niño a mejorar el proceso lector. Y un niño que sabe leer bien. Nos damos cuenta que necesita un 70% menos de tiempo para estudiar en el colegio que uno que no está acostumbrado a leer.

Despierta la empatía, ya que leyendo nos enfrentamos a gran cantidad de mundos. Y diferentes situaciones. El niño deberá ponerse en la situación de los protagonistas. Haciendo que aprenda a colocarse en el sitio que los demás. Lo que hará que sea un niño y un adulto mucho más sociable.

La competencia de los libros.

Cuando hablamos de la lectura, debemos ser sinceros. No es una practica que guste de primeras. Y que cuesta esfuerzo. Y más cuando estamos viviendo en una sociedad, donde queremos conseguirlo todo sin ningún esfuerzo. Siempre ha sido así. Los libros parece que es un suplicio para los niños. Y para los adultos.

Y encima, tenemos que enfrentarnos con una serie de elementos que hacen una fuerte competencia a los libros. Entre ellos, nos encontramos con por ejemplo la televisión. La cual, es una forma de pasar el tiempo sin ningún esfuerzo. Simplemente pasar el tiempo, sin vivir, viviendo a través de las experiencias de los personas de la serie o película. Mientras no nos movemos. Algo parecido al libro. Pero, sin tener que molestarse y que tenemos un resultado muy rápido.

Ahora, los niños se encuentran también con las redes sociales, las cuales son una forma de potenciar la curiosidad de los niños. En las cosas que no tienen ninguna importancia de la vida. Y que ya se sabe que son altamente adictivas. Con la llegada del móvil con Internet, nos encontramos a la gran mayoría de los niños, enganchados a un vicio, desde antes de cumplir los 14 años.

¿Qué puedo hacer para que lea?

Es la gran pregunta. Y por desgracia no hay una respuesta concreta. De hecho, lo que a un niño le sirve, no tiene por que servir a otro. Al fin y al cabo, todos somos totalmente diferentes y debemos centrarnos y tomar medidas personalizadas no globales. Aun así, vamos a ver un par de consejos para intentar motivar a los niños en la lectura.

El ejemplo es lo más poderoso que tenemos. Si todos los días los niños nos ven leer a nosotros. Aunque sea por curiosidad. El niño va a intentarlo y darle una oportunidad. Es la fuerza del ejemplo. Que funciona bien, pero con los niños lo es todo. Así es que antes de pasarnos horas diciendo a nuestro niño que se lea un libro. Es mejor que sin decir nada, lo cojamos nosotros y que nos vea hacerlo de forma natural.

Déjale que escoja los temas. No debemos decir que tiene o no tiene que leer. No a todos nos gustan los mismos temas. En el colegio cuando son muy pequeños, se les obliga a leer una serie de libros, que sinceramente no me leería ni ahora. Si están empezando y le metemos ese tostonazo (ya que no son libros para esa edad) (Piensa, le pondrías a tu hijo la película de pensar para adultos) Al niño no le va a gustar y lo va a pasar mal. Busca y ayúdale a encontrar su propio gusto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *