LOS PADRES PRESENTES PERO AUSENTES

padres ausentes niñosLa presencia muchas veces no es suficiente. En British Bubbles, nos gusta tratar temas de actualidad. Para ayudarte. No nos gusta daros las pautas perfectas. Solamente queremos exponerte que le está pasando a tantas familias y hacerte reflexionar y que tu busques la mejor solución en tu caso particular. Ningún niño es igual que el de al lado. Con lo que es tu responsabilidad conocer y modificar los consejos para que sean validos y útiles para tus niños y por supuesto para ti. Los cambios en la forma de vida. Han conseguido que surjan una serie de problemas nuevos entre los padres y los niños. Hoy hablamos de los padres que por una serie de razones concretas no pueden atender a sus hijos de la forma que a ellos mismos les gustaría. Analizaremos cuales son esas causas que lo provocan. Y te guiaremos para que tengas un par de cosas que pensar y nuevas formas de actuar. Hablamos de los padres que están ausentes, incluso estando con sus niños.

¿Qué es un padre ausente?

Cuando hablamos de ausente. Hasta hace muy poco tiempo. Tan solo nos referíamos a padres que no están presentes en la educación o la crianza de los niños. Encontrábamos los casos más comunes, entre padres divorciados, fallecimientos, abandonos…

Aunque en los últimos años, se ha observado un caso muy diferente que no tiene nada que ver con los clásicos padres ausentes que hemos visto a lo largo de la historia. Nos referimos a aquellos padres, que aunque llegan a casa después del trabajo a estar con la familia. Es como si no estuvieran, con miles cosas en la cabeza, o con sus hobbies, a pesar de estar ahí. No aportan y se encierran en ellos mismos. Dejando al niño apartado. Evidentemente los efectos que esto provoca en el niño son totalmente diferentes que si alguno de los padres falta por otro motivo.

¿Por qué ocurre?

No se si será en mi circulo. Pero de unos 7 años para acá. Me he dado cuenta que la gente está descontenta, apática, amargada… No se la última vez que algún amigo me contó lo contento que está en su trabajo. Además desde la crisis tenemos que sumarle el miedo a ser despedidos, lo que hace que estemos en una situación de estrés constante. Que mes a mes, consigue arrastrar el estado de animo de cualquiera por los suelos. Y eso suponiendo que tengamos trabajo. Por que son muchísimos los casos de padres que se han quedado en el paro tras años y años trabajando para las mismas empresas. Una situación que puede hundir a cualquiera. A pesar que nos repiten que muchos de los parados son para beneficiarse. No creo que ningún padre de familia que se quede en el paro, pueda estar con un buen estado de animo. Ya que sus hijos dependen de él o ella. Lo que hace que nuestro animo se encuentre en el peor estado desde antes de los años 90. Y evidentemente aunque no sea totalmente generalizado. Si que ha crecido el número de gente que está con un estado de estrés y ansiedad constante.

Nuestros niños son lo más importantes para nosotros. Somos los encargados de protegerlos y enseñarles el mundo. Cuando nosotros nos metemos en un circulo en el que es muy difícil de salir. Y ver que nuestros niños van a ser las mayores victimas de la situación que estamos viviendo. Solo empeora la situación.

Lo que hace que después de una jornada larga de trabajo, de disconformidad, de apatía. Volvamos a casa de bajón. Sin ganas de hacer nada. Tan solo pensar y quedarnos embobados viendo la televisión que es lo único que no requiere un esfuerzo. Incluso el día que hacemos el esfuerzo para jugar con nuestros niños a la llegada del trabajo. No será lo mismo. Ya que nuestro estado de animo no es el mismo.

La percepción del niño.

La infancia es una etapa mágica. Los niños viven muy rápido y experimentan con todo lo que pueden. Y aunque aun les cuesta mucho hacer tareas complejas. No quiere decir que no se enteren. De hecho, los niños absorben todo lo que les rodea. Para marcar sus pautas de actuación el resto de sus vidas.

Y aunque no nos demos cuenta. La crisis está marcando de una forma muy fuerte la cabezaniño solo sin sus padres de nuestros niños. Al nacer ellos no son conscientes de lo que les rodea. Y a diferencia de los animales que cuando nacen ya tienen desarrollado su cerebro. Los niños, tardarán mucho tiempo hasta que acaben de realizar las conexiones cerebrales una vez que han nacido. De hecho se harán en función de la relación que tengan con el mundo que les rodea. Y dos partes de las más importantes en esta labor. Es la relación que tengan los niños con los padres. Lo que quiere decir que si estamos ausentes durante uno de sus primeros años. Habremos modificado lo que habría sido su cerebro. Creando una serie de cambios que el niño adoptará para el resto de su vida.

De momento no se han visto los resultados que esto crea en los niños. Aunque ya se han empezado a realizar más de un estudio sobre el tema. Y de momento se barajan una serie de cambios que podemos identificar como:

Hasta ahora era más habitual ver que el niño no tenia la figura del padre o de la madre. Lo que hacía que el niño se comportara de una forma. Ahora aunque la tenga. Es una figura triste, apartada, cansada…

Los niños verán estas actitudes como lo normal. Influyendo en el humor del niño. Durante los primeros años de vida. Las neuronas espejo, absorberán los estados de animo de sus seres más cercanos. Con lo que si ven tristeza y apatia en casa. El niño podrá adaptar estos comportamientos.

Una mayor independencia del niño y una mayor necesidad de reconocimiento no solo por sus padres, se extenderá a todos.

Desconfianza del mundo. Ver que tu padre o madre, están en ese estado puede hacer que el niño tenga algo contra el mundo o la sociedad por lo que está provocando en sus padres.

¿Qué debo hacer?

Dar consejos siempre es mucho más fácil que aplicarlos. Y es muy fácil decirle a una persona deprimida. Que porque no se anima y disfruta de la vida. Aunque en este caso es lo único que se puede hacer. Si es muy fuerte deberemos acudir al médico a ver si nos puede ayudar.

Mi filosofía es «de perdidos al rio«. Si todo te va mal y estás cansado. Si estás en el paro, tómalo como una ventaja. Ya que tendrás tiempo para disfrutar de tus niños. Algo que nunca podrías haber hecho si no estuvieras en el paro.

Debes conseguir cambiar el chip. Tus niños se lo merecen todo. Y aunque resulte muy difícil. Lo mejor que puedes hacer por su salud. Es mentir y actuar. Tan solo tenemos que sonreír. Aunque sea falsa. No se si habrás visto la película de «Que bello es vivir». En la que un padre hace lo imposible para que su hijo no se de cuenta de que están dentro de un campo de concentración. Se que es muy complicado, pero tu niño se lo merece. No te imaginas la diferencia que hay entre un niño al que siempre le están sonriendo y uno que siempre ve caras tristes.

Lucha por lo que quieres y no te rindas. Tus hijos te necesitan. Y aunque nos parezca un tópico en verdad ellos necesitan más bien poco para ser felices. De hecho se conformarán con pasar tiempo con su padre y su madre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *