RELAJAR AL BEBÉ PARA DORMIR

como relajarse para dormir los niñosLos bebés y los niños van a otro ritmo diferente al nuestro. Debemos tratar de ayudar a los niños, a que se vayan acostumbrando poco a poco, a los ritmos que suelen estar impuestos en nuestra sociedad. Ya que a la larga, tendrán que cumplirlos y adaptarse a ellos para hacer el día a día. Aunque lo que parece fácil, no lo es para todos los bebés y los niños. Las ganas de aprender, no tienen fin en los niños. Y el irse a dormir, significa parar en la borágine de juegos, de emociones, sentimientos. Los cuales están dando una lección muy importante en todo momento a los niños. Es por eso, que es bueno que vayamos aprendiendo alguna técnica para conseguir relajar a los niños antes de llevarlos a dormir. De esta forma, conseguiremos mucho. Ya que si conseguimos enseñar a un niño a relajarse el solo. Tendrá un arma muy valiosa, que le servirá para enfrentarse a todas las situaciones que supongan un estrés a las personas. Veamos entonces, algunos consejos y formas que tenemos para conseguir que los niños se relajen antes de irse a dormir.

No quiero o puedo relajarme.

El insomnio, o las pocas ganas para dormir, no son dominio exclusivo de los niños. A los adultos, en muchas ocasiones nos cuesta mucho conciliar el sueño, después de un día duro. Y en la mayoría de los casos, la causa, suele ser la misma. Los quebraderos de cabeza. Cualquier situación que nos pueda crear un estrés. Va a conseguir que nos cueste más y más dormirnos. Es sencillo, cuando tenemos algo en la cabeza, nuestro cerebro tiene dificultades para desconectar sobre ello. Y seguirá de forma autónoma dándole vueltas y más vueltas. Y cuanto más nos preocupe, más y más vueltas. Por ejemplo, la posible perdida de empleo, falta de dinero para dar de comer a nuestros niños, o para pagar la hipoteca… A los humanos, se nos enseñan muchas cosas en los colegios, pero, el como afrontar lo que ocurre en la vida, ya es otro tema. Es por ello, que es muy importante, que enseñemos a nuestros niños a separar. Cuando un problema tiene solución no hay problema, y se no la tiene, para que darle vueltas.

¿Cuándo no puede dormir un niño?

Entre los niños y los adultos, nos encontramos un gran número de similitudes. Aunque parece que en el día a día no nos damos cuenta. Al fin y al cabo, son como nosotros, pero con menos experiencia. Nada que no curen unos años en la Tierra. Y el cerebro funciona de forma muy similar. Lo que si nos encontraremos es la necesidad que tienen los niños para marcar unas pautas concretas con las que enfrentarse al mundo día a día.

Pero, su cerebro funciona preocupándose exactamente igual que los adultos. Aunque con menos herramientas y por temas diferentes a los que nos preocupan a nosotros. Siempre se dice que lo que te preocupa de niño, te hará reír de mayor. Es cierto, ya que lo que hemos ganado en esos años es experiencia. Y por consiguiente cambiar el punto de vista de lo que sea. Y lo mismo nos pasará cuando hablamos con una persona de 20 años y una de 50 o de 80 años. La experiencia es lo que nos cambia la forma de pensar y actuar ante diferentes situaciones. Es por eso, que lo que tenemos que hacer, es conseguir darle la experiencia necesaria para que sepa relajarse en ciertos momentos. Y sobre todo, saber estar en cada momento.

Hay niños que odian dormir. Por lo general, son niños muy curiosos, con muchas ganas de comerse el mundo. Quieren estar siempre despiertos y no perderse ni un minuto de su vida. Aunque todos los niños, tienen momentos en los que no pueden dormir. Una de las causas puntuales, son los nervios. Cuando el niño ha estado sometido a demasiadas emociones (un cumpleaños muy divertido, una visita de alguien especial, un espectáculo muy esperado…) Son motivos por los que el niño luego tenga problemas para conciliar el sueño.

Son situaciones a las que tendrá que enfrentarse mil y una vez en su futura vida. Así es que es importante, que sepamos como actuar ante estas situaciones que le marcarán.

Algunas pautas y a dormir.

Cuando un niño tiene problemas para dormir. Lo primero es intentar saber cuales son las causas y fijarnos en su estado. Ya que si un niño está muy nervioso, por algún motivo alguna emoción fuerte… Debemos ser conscientes que no nos servirá de nada, obligarle a acostarse en la cama a la espera de dormirse. Sino que lo que deberemos hacer, es tratar de conseguir que el niño vuelva a su estado natural y se relaje. Y ya una vez relajado, será el momento ideal para tratar de conseguir que se duerma. El proceso de relajación puede ser diferente para cada niño. Ya que no todos somos iguales. Y lo que puede relajar a algunos, no lo hará con otros niños.

  • Hablar del tema: Cuando hemos tenido una experiencia diferente. Lo mejor es sacarlo todo primero. Y la mejor forma de hacerlo es contarlo. Cuando se lo contamos a alguien parece que nos quedamos más tranquilos. Cuando nos pasa algo bueno, sentimos la necesidad de contárselo a alguien. Ya que es una forma de quitarnos un peso de encima.
  • Escuchar música tranquila: La música es ideal para cambiar los estados de animo de la gente. Y es muy útil para conseguir relajarnos. La cuestión es encontrar alguna canción o música ideal para tal propósito. A continuación tenemos una selección de música relajante para dormir niños. La cual, nos puede ayudar en algún momento difícil.

  • El ambiente: La música juega una baza importante, pero no es lo único. Debemos crear una atmósfera ideal para que al niño no le cueste lo más mínimo dormir. Para ello, lo mejor, es que dejemos una luz tenue. A poder ser con velas. Ya que este tipo de iluminación nos relaja mucho más que la luz artificial. Crea una zona especial para el descanso. Una buena cantidad de cojines en el suelo, puede ser el escenario ideal.
  • Tu tono de voz: La voz de una madre es como una infusión para los niños. Si hablamos de forma relajada y despacio, conseguiremos trasmitir la tranquilidad a nuestro niño.
  • Respirar: Túmbate con tu niño muy cerca, con tu pecho apoyado en alguna parte de tu niño. Y haz respiraciones profundas y lentas. Aunque nos parezca mentira, su respiración se irá coordinando con la nuestra. Y pasará de respirar con nerviosismo. A respirar tranquilamente. Debes saber, que la respiración es fundamental cuando hablamos de relajación y sobre todo de dormir.
  • Explosión controlada: Si está muy muy nervioso. Una forma es sacar todos los nervios. Haciendo una actividad como gritar, saltar… Es una forma de sacarlo y no quedárselo dentro. De esta forma le costará mucho menos relajarse y por consiguiente dormirse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Comments (1)

Técnicas que cada vez que se pueda hay que intentar conseugir para así ayudar a relajar al niño al máximo y conseguir descansar lo óptimo, excelente artículo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies

ACEPTAR