DECIDIENDO SOBRE LA EPIDURAL EN EL EMBARAZO

epidural embarazo¿Qué embarazada no conoce la epidural? Todas tenemos una idea general que nos hemos forjado a base de películas de Hollywood sobre embarazos. Pero, ¿Qué hay de real en lo que hemos visto? Por un lado, tenemos a una serie de detractoras que la comparan con practicas muy malas, tanto para el bebé como para la madre. Y si nos vamos al otro extremo, tenemos mujeres que la defienden por su inocuidad y sus ventajas. La cuestión que es verdad y que es un simple bulo. Vamos a intentar aclarar las 5 preguntas más comunes que se hacen las embarazadas sobre la epidural durante el parto.

¿Qué es la epidural?

La definición de la epidural es muy sencilla. Tan solo se trata de un anestesico más, como cualquier otro que puedan utilizar para otras operaciones que nos tengan que anestesiar. El líquido duerme los nervios de la zona donde se inyecta. Aunque la epidural se utiliza en diferentes intervenciones. La más conocida y más común, ya que se hace a diario  miles de veces en el mundo. Es en el momento del parto.

Según la definición, podíamos decir que no tiene nada diferente con las otras anestesias. Aunque en verdad si lo tiene. Ya que dormirá la zona por donde el bebé tiene que salir. Y es ahí donde las mujeres por un parto natural la critican. Luego veremos que puede suponer en el embarazo.

Es ¿buena o mala? Nuestra opinión.

Como siempre posicionarse de una forma categorica en absolutamente todos los casos de parto del mundo. A mi me parece que no se debe hacer. Pero, bueno nos vamos a mojar un poco. Seguro que tu conoces decenas de casos de mujeres que han tenido al niño con la epidural y también conoces casos contrarios, aunque algunos menos. La verdad es que la epidural está muy extendida y actualmente es la forma más común de dar a luz. Lo que no implica que sea la mejor.

Cada persona tiene el derecho de elegir, a no ser que el médico nos diga lo contrario. En cuyo caso, yo haría caso al doctor. Ya que si nos lo dice es por algo. Y solo querra ayudarnos. Mi recomendación es que tomeis la decisión tu pareja y tu solos. No te dejes influir por todas las historias que te contarán tanto de una parte como de otra. Yo conozco muchas mujeres que tenían un miedo tremendo al dolor del parto. Y el saber que tenian la epidural las tranqulizaba. En algún caso al final por unos u otros motivos no la utilizaron. Pero, si que consiguieron sobre llevar el embarazo de una forma más tranquila. Pensando que no le iba a doler el parto. Informate pero no te obsesiones. No va a pasar nada lo hagas de una u otra forma. Y aunque tenga influencia en el bebé. Te aseguro que si te presento a 10 personas de la misma edad, de entre 10 años, 20 años, 30 años… Me apuesto lo que sea a que eres incapaz de decirme cual de ellos ha nacido con epidural o sin ella. Incluso dandote todo su historial médico, educativo, notas… Puede que algo influya, pero como casi todo a la larga no se nota. Bueno y a la corta. No creo que seas capaz de hacer las distinciones entre bebés que han nacido con epidural o sin epidural.

Muchas veces le damos demasiada importancia a cosas que al final no van a suponer un cambio en su vida, ni en su salud. Lo que hay es una cultura y un querer decir a los demás lo que está bien y lo que está mal. Si lo hacen diferente que yo lo están haciendo fatal y viceversa.

De hecho, en muchas ocasiones, no depende de nosotros el elegirla o no. Será el médico el que lo decida por nosotros. Aunque si tenemos derecho a opinar. Solo quiero decir que debemos respetar la decisión de los demás padres. Cada uno tenemos una forma diferente de ver el mundo y no hay ninguna que sea 100% buena y otra que se equivoque. Tan solo, tomate tu tiempo para tomar la decisión y no te olvides consultar con tu pareja. Al fin y al cabo el embarazo y el parto debe ser de los dos.

En el siguiente artículo, hablaremos de las diferentes preguntas que nos hacemos a la hora de decidir sobre la epidural. Analizaremos una a una, los “problemas” que puede tener el suministrarla o el no hacerlo. De esta forma te ayudaremos un poco más con tu decisión. Pero, créeme. Decidas lo que decidas, no va a cambiar tu vida. Al fin y al cabo el parto se trata de un día, muy especial, pero un día. La paternidad y la inteligencia y la salud del bebé, dependerá del día a día. 365 días al año, debemos encargarnos de educar en la moral y en los hábitos saludables. Los cuales marcarán gran parte de su salud en el futuro. Más que la epidural en sí.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Comments (1)

[…] muy doloroso y la única manera de no sufrir es con la epidural. (Yo personalmente la tuve). Lo que quiero decir, es que no hay dos mujeres iguales. Al igual que […]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies

ACEPTAR