RONCAR EMBARAZADA

roncar en el embarazoSe dice que los ronquidos, es la única afección que sufren los que no la padecen, sino los que están al lado. Aunque en verdad, los ronquidos, pueden tener una serie de problemas que veremos para la persona que los tiene. Aunque alguien te diga que nunca ronca, es mentira. Todo el mundo ronca en algún momento de sus vidas. Aunque desde luego la intensidad con la que se produce el ronquido no será la misma para todo el mundo. Hoy queremos hablar de roncar en el embarazo, algo que es muy normal. Y que tiene sus causas naturales. Veremos cuales son los motivos por los que las embarazadas ronquen, aunque no lo hayan hecho nunca antes. Y algunos consejos para disminuir la intensidad de los mismos.

¿Por qué se ronca?

Primero vamos a definir el ronquido. Consiste en un ruido de diferentes intensidades que producimos cuando respiramos de dormidos. No hay una causa concreta con la que se pueda relacionar. Ya que existen muchos motivos por los que una persona puede roncar.

Aunque haya diferentes causas que lo producen. El ruido que emitimos, siempre se crea de la misma forma. Y es al expulsar el aire que hemos inspirado. Si se encuentra con alguna resistencia, provocará desde un suave silbido al pasar por “la estrechez” a llegar a un sonido extremadamente fuerte. Si el orificio por el que tiene que pasar el aire al expulsarlo es más pequeño y las paredes están más duras. Por suerte aunque todos solemos roncar alguna vez. No quiere decir que tengamos un problema. Ni mucho menos. Un simple catarro, puede producir que durante unos días ronquemos y en cuanto se nos despejen las vias respiratorias, volveremos a dormir como lo hacíamos antes. Es el caso de las embarazadas, las cuales lo sufrirán durante algunas semanas e incluso meses. Aunque debemos decir que es totalmente normal y por lo general no va a ocasionar ningún problema ni a nosotras ni a nuestro bebé durante el embarazo.

¿Es malo roncar por las noches?

Aunque todos podamos roncar. Es algo que debemos controlar si vemos que va a más. Algo complejo, ya que si nadie nos lo dice. Es posible que no sepamos que roncamos. Y aunque lo normal, es que no tenga ningún problema grave. Si que puede ser el indicativo de que sufrimos algún problema, sobretodo respiratorio. Sin contar por supuesto, lo que puede suponer para nuestra pareja. Ya que es muy complicado dormir con alguien que ronque muy fuerte. Con lo que, lo más recomendable es que si el ronquido perdura y no se quita cuando hemos pasado el embarazo. Debemos acudir a un especialista del sueño. Veamos algunas causas naturales (que no son el embarazo) que pueden provocarlo.

  • Tener una garganta blanda. Haciendo que se cierre cuando dormimos. Y produciendo así el ruido tan característico. Es lo más común. Aunque como siempre se da mucho más en los hombres. De hecho, de cada mujer que ronca (sin contar durante el embarazo) hay dos hombres que lo hacen.
  • Obstrucciones en las vías. Hay muchos tipos, los catarros, congestiones… Son una de las principales causas, aunque en estos casos, en cuanto desaparecen los síntomas. Conseguimos que volvamos a los buenos hábitos de no roncar.
  • Que las partes de las vías sean más estrechas, haciendo que el aire provoque el ruido al entrar y al salir.
  • Cuando tenemos mucha tensión en el cuello o incluso en la mandíbula. 
  • Tener el tabique desviado. Es otro de los motivos que provocan los ronquidos. Aunque en este caso, lo que tenemos que hacer es corregir el tabique, para que la entrada y salida de aire, se produzca sin problemas.

¿Por qué ronco en el embarazo?

No te preocupes. Si nunca has roncado y de repente has empezado a hacer más ruido que tu marido. Después de haberte estado quejando de sus ronquidos durante años. Debes saber, que al igual que han venido esos ronquidos, unos días después del embarazo, volverás a tu estado normal.

Los ronquidos son muy comunes entre las embarazadas. Es normal que empiecen desde el principio del embarazo. Aunque irán cogiendo más intensidad según avancemos en los meses. Llegando al punto más fuerte en el tercer trimestre. De hecho, se cree que casi un 50% de las embarazadas, ronca durante los últimos 3 meses. Y un 25% lo hace desde los primeros meses.

Son muchos los motivos que los pueden producir. En el blog de British Bubbles, solamente vamos a analizar los más comunes. Pero, antes de nada, solo tranquilizarte y decirte que no es algo que vaya a durar para siempre, tan solo es un síntoma más del embarazo.

Como casi todo en los embarazos. Las hormonas tienen mucho que decir. El aumento de los estrógenos. Los cuales pueden hacer que se ensanche la capa de las fosas nasales. Complicando la entrada y salida del aire.

Como ya sabrás, durante el embarazo, tenemos más volumen de sangre para ayudar en el desarrollo y la supervivencia de nuestro bebé. Este exceso, va a congestionar e inflamar las fosas nasales. Provocando también el ronquido.

El aumento de peso. También influye considerablemente. Ya que el sueño será más complicado de conciliar, así como el movimiento. De hecho, seguro que alguna vez has oído que el roncar, está relacionado con el peso, siendo los obesos, quienes más problemas sufren de respiración durante el sueño.

Además todos los motivos comunes que hemos visto de los ronquidos cuando no estamos embarazadas. Se amplifican durante los 9 meses de gestación.

Los ronquidos no afectan de forma negativa al feto. Aunque seguro que puedes encontrar algún estudio o investigación que diga lo contrario. No es cierto que los ronquidos provocados por el embarazo, sean malos para el bebé. Otra cosa, son las personas que tienen otros problemas de sueño y que ronquen por otros motivos, como la apnea del sueño… Aun así, el bebé no corre riesgos graves. De todas formas, si vemos que los ronquidos son muy fuertes y no nos sentimos congestionada, o sentimos que respiramos muy bien. Debemos acudir a un especialista para que nos asesore.

Consejos para dormir plácidamente.

Por desgracia, no hay ningún remedio mágico que haga que podamos dormir plácidamente durante todo el embarazo. Aunque si que tenemos algunos trucos que podemos aplicar para minimizar los efectos y las consecuencias del embarazo. veamos un par muy sencillos.

Dormir de lado. Durante el embarazo, el peso en la barriga aumenta, lo que puede ser incomodo. Además si dormimos boca-arriba, provocamos que nos cueste más respirar y sea más probable que ronquemos, además de hacerlo con más intensidad que si dormimos de lado. Es un consejo que podemos utilizar durante el principio de la noche. Aunque a lo largo de la noche, si estamos acostumbradas a dormir boca-arriba. Seguramente volvamos a tomar la postura de siempre. Aunque si nos empeñamos seguro que podemos aguantar un buen rato de lado.

Otra opción es colocar cojines o almohadas a nuestro alrededor, para evitar que nos demos la vuelta, aunque dependerá de lo movida que seamos en la cama mientras dormimos.

Fumar, beber alcohol, tomar pastillas para conciliar el sueño. Son un gran enemigo para dormir plácidamente y con un sueño reparador. Aunque pensemos que dormimos de una forma mucho más profunda. Es lo que creemos, en verdad, descansamos mucho peor y la respiración es mucho más débil.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies

ACEPTAR