CUANDO MAMÁ SE PONE ENFERMA

madre enfermaLas madres son un pozo de sabiduría. Tienen energía para todo lo que se nos echa encima. Y encima, lo hacen con una sonrisa en la cara. La madre de hoy en día, es una trabajadora y luchadora. Qué sin saber como, saca más de 24 horas todos los días. Todos contamos con ellas para todo. Pero, que ocurre cuando ese personaje tan curioso, casi super héroe. Se pone enferma. ¿Cómo vamos a salir adelante?. Vamos a ver algunas ideas con algunos toques de humor de que ocurre cuando una madre se pone enferma.

Situación de emergencia.

Es curioso, como hasta que algo falta no se sabe lo que se necesita. Y esto es lo que muchas veces pasa con las madres. Están ahí, siempre trabajando en silencio (no siempre). Pero, parece que no es para tanto lo que se hace. Simplemente se está con los niños, se juega, se recoge la casa un poquito, se hace cualquier cosa de cena y a soñar con los angelitos. ¿O no es así? Cuando ves a los demás, siempre parece que lo que ellos hacen es menos de lo que nosotros hacemos. Solemos darle menos valor del que le daríamos, si fuéramos nosotros quien lo estuviéramos haciendo. Y eso ocurre en el día a día. Muchas veces aunque parezcan tonterías, si sumas todo, nos encontramos que estamos dedicando más horas a la casa y los niños que a nuestro propio trabajo. Por suerte para nosotras, yo creo que los padres de hoy en día están muy involucrados en todo lo referente al hogar y los niños. Compartiendo muchas de las labores. Aunque por mucho que queramos, una madre es una madre. Y por mucho que papá esté ahí cuando están enfermos. Será a la madre a quien ellos llamarán cuando se encuentren mal.

Es curioso, pero, cuando somos madres, nuestro cuerpo, suele aguantar mucho mejor el tipo las enfermedades. Por algún motivo es más difícil que nos contagiemos. Aunque en un tiempo, pasaremos por una mala racha. Ya que nuestros niños serán los primeros responsables de nuestra salud. Trayéndonos a casa, todos los virus que tienen sus amiguitos del parque, o de la guardería. Lo que será una bomba de relojería, para toda la familia en casa.

Esto suele tener unas fechas más probables en el año. Así por ejemplo, todos sabemos que cuando comienzan los cambios bruscos de temperatura en otoño. Sabemos que ya empiezan las gripes, catarros, laringitis… Con lo que tan solo podemos pensar, “yo no, no puedo ponerme enferma, ahora no. Tengo mucho que hacer.” Aunque por alguna extraña razón, parece que eso no funciona muy bien. Y como la mayoría de la gente. Las madres acaban enfermas también.

¿Qué hacemos?

(En verdad el artículo también se puede extrapolar a los padres, los cuales también son responsables de gran parte de las necesidades de los niños, como llevarles al cole, sacarles al parque, bañarles, darles de comer…) La cuestión es que cuando hemos comenzado el curso. Y por fin pensamos que ya lo tenemos todo bien organizado. Los horarios para llevarles, ir corriendo para darle la comida en casa, llevarle a las extra escolares, jugar en el parque, baño…

Un día empezamos a sentir como nos pica la nariz y nos empieza a costar tragar hasta la saliva. En ese momento, no queremos creérnoslo. Pero así es, nos estamos poniendo malas. Entonces, empezamos a pensar, a ver si pasa el fin de semana, que me es más fácil para organizarnos. Pero, no. Pasará el martes.

Y ahí empieza la debacle. Tenemos que reorganizar absolutamente todo para poder sobre llevar la enfermedad. En este sentido, depende mucho de las personas con las que podamos contar. Los que tienen abuelos cerca de casa y que no trabajan. Es una bendición. Todo se ha acabado. Ellos y tu marido se encargarán de todo. Entonces, si tenemos suerte, pueden ser hasta unas “vacaciones” para nosotras.

Pero, que pasa si no contamos con abuelos, y papá trabaja. La cuestión es intentar simplificarlo todo. E intentar salir del paso, sin agobios. Si tu no descansas, nunca te recuperaras y todo será peor.

  • Intenta cambiar los horarios y ver quien puede llevarle al colegio. 
  • Si tenemos la opción, podemos dejarle en el comedor. Incluso en alguna actividad de por la tarde. Solo con esto, ten en cuenta, que tenemos todo el día para descansar.
  • La limpieza, no es importante estos días. Lo primero es tu salud. Y que descanses. 
  • Para comer y cenar, podemos tirar de congelados, comida para pedir…
  • Que no te cueste pedir ayuda. Al fin y al cabo somos un equipo. Y estoy segura que no lo necesitarás. Seguro que están encantados de ayudarte e intentarán que no hagas nada.
  • Acuéstate pronto. Puedes aprovechar, para ver una película con los niños entre mantas. Lo que les encantará a ellos. Y por supuesto a ti.

¿Cómo nos sentimos?

Cuando estamos enfermos. Nos sentimos mal. Pero, no solo físicamente. También nos puede dar un bajón. Ya que nos sentimos menos útiles. Más bien un estorbo. Pero, todos nos ponemos enfermos y no es culpa tuya. Lo importante es ponerte bien lo antes posible. y para eso, debemos descansar y dejar de hacer cosas.

Otra sensación mala. Es que no dedicamos tiempo a nuestros niños. No les hacemos casi caso. Ya que estamos pensando en nuestra enfermedad y lo mal que nos sentimos. Es algo normal. Y eres una madre no un super héroe. Los niños nunca se van a quejar por ello. Todo el mundo lo entiende. Y además les ha pasado en algún u otro momento. Con lo que no te martirices por ello. Simplemente se un poco egoísta. Y trata de recuperarte pronto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies

ACEPTAR