¿DEBO ENSEÑAR A MEDITAR A MI NIÑO?

meditación para los niños pequeñosMuchas veces hablamos de la meditación aunque desconocemos exactamente de que se trata y como puede afectarnos tanto a nosotros como a los niños. No hace muchos años, se puso totalmente de moda, con la llegada (popularización) del yoga, Tai-chi… Es evidente que la sociedad cada vez está más estresada, las enfermedades mentales como el estrés, la ansiedad… aumentan cada año y son más los que visitan a psicólogos. Algo que asumimos como algo normal y creemos que antes no tenía ese problema la gente por que trabajaba tanto que no tenía tiempo para preocuparse de nada. La meditación es tan solo dedicar un rato de nuestro tiempo a relajarnos y dejar que la mente nos lleve, vamos tener un rato para nosotros mismos, algo que desde luego, no puede tener ningún inconveniente en los niños. Vamos a adentrarnos un poco más en el mundo de la meditación infantil.

¿Qué es meditar?

Como siempre nos vamos a la RAE, para ver que significa y nos encontramos que: Es el acto de pensar en algo concreto de una forma atenta, vamos darle vueltas a algo concreto. Seguro que ahora piensas, pues entonces yo me paso el día meditando. Cierto, nuestro cerebro no para de pensar y aunque meditación venga de meditar, nos encontramos que hay algo diferente cuando nos referimos a la meditación.

Ya que en este caso se tratará de una actividad que vamos aprendiendo según practicamos, en la que intentamos conseguir la relajación a través de la respiración y de una serie de pensamientos que nos llevan, no nos retienen. En Internet encontraras un gran número de actividades y practicas diferentes para conseguir “hacerlo bien“. Aunque lo que de verdad queremos conseguir es un estado de relajación a través del pensamiento y la respiración del niño. Algo que se aprende tan solo dedicando unos minutos al día a nosotros mismos.

¿Es buena o mala?

El ser humano es un ser espiritual, independientemente de que creamos en Dios o no, somos conscientes de que somos algo y que tenemos algo en nuestro interior, por lo menos que tenemos la conciencia, la cual nos habla y nos dice que está mal y que está bien. Hasta hace menos de 100 años, la gran mayoría de las personas del mundo creían en Dios y dedicaban una parte muy importante de su tiempo a esa parte espiritual, ese rato entre Dios y ellos mismos. Actualmente, incluso las personas que creen, cada vez están más alejados de ese rato dedicado a Dios, me refiero un rato con uno mismo, pensando en lo que se hace bien, lo que se hace mal, buscando una solución al mundo, pero con un optimismo basado en la existencia de un Dios. Aunque nos parezca una locura, la filosofia que abandona el colegio, era otra de las formas que teníamos de eliminar tensión buscando el conocimiento de lo que nos rodea, poniéndonos en el centro como observadores, sin participar en el mundo.

Aunque parezca una tontería, eso era un desahogo muy grande para la gente. Pero el mundo cambió, la gente dejo de mirar dentro de uno mismo para centrarse en el exterior, en lo que podemos consumir, en la tele, en Internet alejándonos de nosotros mismos.  No nos conocemos para nada que es lo que somos, tan solo somos consumidores y cuanto más dinero tenemos, más fuera miramos y menos dentro de nosotros, ya que tenemos más posibilidades para mirar fuera de nosotros. De forma intencionada o no, la sociedad ha hecho que sea más importante lo que consumimos que lo que somos, eliminando esos pequeños momentos que hacían que estuviéramos estables y satisfechos de nosotros mismos. Un rato diario para nosotros si niño pensando en si mismonada más que nosotros. Algo difícil ya que la mayoría se aburren cuando están a solas consigo mismo. Esto me recuerda la canción de George Moustaki Ma Solitude, “Je ne suis jamais seul avec ma solitude” (Yo nunca estoy solo con mi soledad). Os recomiendo que la escuchéis.

¿Cómo debe meditar mi hijo?

Instrucciones encontrarás en cientos de webs, donde te dirán que tienes que mantener los ojos cerrados, colocarte en una postura rara, respirar de tal forma… La verdad es que no tiene tanto, seguramente hayas meditado en muchas ocasiones sin darte cuenta, cuando intentas relajarte, cuando estás en un momento después de un duro esfuerzo…

Empieza poco a poco, da lo mismo el sitio y el momento, evidentemente, para estar tranquilo es mejor estar sin ruidos y en un ambiente tranquilo. La respiración si es importante, pero no solo para meditar, los niños deberían aprender todos a respirar de forma controlada, teniendo en cuenta que ahora están sometidos a una gran cantidad de estímulos que no nos podemos ni imaginar, ya que en nuestras vidas han entrado paulatinamente, la publicidad ha pasado de ser un par de anuncios (controlados) a tener mires donde mires mujeres y hombres en ropa interior, comida basura en todo momento del día, lo que hace que miremos más y más para fuera de nosotros, algo que cada vez será peor en los niños del siglo XXI.

Lo mejor es que lo hagáis tu hijo y tu juntos desde el principio, pasar un rato intentando respirar como un juego, intenta eliminar todos los estímulos que puedas externos y háblale de la importancia del mundo interior de esa vocecita que todos tenemos dentro y que si él quiere, algún día puede convertirse en su mejor amigo, lo que querrá decir que nunca se sentirá solo.

No esperes que lo haga el primer día, el niño está sometido a demasiados impulsos como para relajarse en sí mismo, debemos ser pacientes y conseguir poco a poco que se vaya conociendo a si mismo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies

ACEPTAR