LA PSICOLOGÍA PARA CONSEGUIR QUE LOS NIÑOS COMAN

trucos psicologicos para que los niños comanNadie dijo que la crianza de un niño fuera fácil. Se trata de una carrera de fondo que dura años. Aunque la mejor clave para salir airoso de la situación. Es utilizar la lógica y por supuesto la psicología con los niños. Todos los niños son diferentes. Con lo que hay muchos consejos que seguramente no sirvan para tu niño. Pero, si que te servirán para que puedas encaminar las acciones por un camino o por otro. Hay varios aspecto en la educación infantil, que pueden estresarnos más de lo normal. Entre ellos yo destacaría unos cuantos como el dormir, un niño muy movido, niño violento y la comida. Es cierto que la mayoría de los niños comen bien y no son violentos y duermen bien. Pero, si tenemos problemas en esos aspectos, puede suponer una situación dura para los padres. Por eso, hoy vamos a ponernos en la cabeza de los niños a la hora de comer. Dando una serie de consejos orientados psicológicamente para que al niño le apetezca más comer.

La comida.

Los seres humanos tenemos una serie de necesidades biológicas para poder sobrevivir en el mundo. Y una de ellas, es la alimentación. Los humanos necesitamos comida como los coches necesitan gasolina. Ella será la responsable de darnos la energía no solo para poder desplazarnos y movernos. Si no que además la alimentación es la responsable de un correcto desarrollo físico del niño.

Por eso, es una de las fases que más tememos los padres. Ya que cuando un niño no quiere comer o lo hace mal. Nos preocupamos por si va a estar mal, o si a la larga va a repercutir en su salud. Si eres madre de un niño que le encante comer, no sabes la suerte que tienes.a comer Aunque debemos decir que los problemas de comida de los niños, no solo vienen de comer poco. De hecho, cada vez son más los casos de niños con problemas de obesidad, colesterol alto y mucho más. Un exceso de la comida y una disminución de la calidad de las comidas (comida basura, chucherías…) Están consiguiendo introducir nuevas enfermedades y problemas en nuestros niños. Es sencillo preverlos. Tan solo tenemos que mirar un poco más al oeste y veremos a los niños americanos. Y con un poco de imaginación podemos ver como van a ser los niños españoles en un par de décadas. Cada año que pasa, menos personas se alimentan con una dieta mediterránea. Pasando a comidas pre-cocinadas, corriendo, sin verduras…

Pero, hoy nos queremos dedicar a aquellos niños que les cuesta comer. Por varios motivos. Y veremos algunos truquillos que pueden hacer que al niño se le abra el apetito o por lo menos tenga más curiosidad por probar más cosas y conocer nuevos sabores y texturas.

Metiéndonos en su cabeza

Los niños son mucho más listos de lo que siempre pensamos. Y se enteran de todo. De hecho, en muchas ocasiones nuestro mayor problema es pensar que no están entendiendo. Y es todo lo contrario, lo que están haciendo es como si no entendieran por que no les interesa en ese momento.

Con las comidas pasa lo mismo. Antes de empezar a practicar cualquier consejo con tus niños. Debemos hacer una labor de observación durante un periodo de tiempo. Como antes os decía ningún niño es igual al resto. Todos somos diferentes aunque podamos tener algunas cosas en común o incluso algún tipo de comportamiento.

Antes de juzgar al niño, debemos saber exactamente por que no come. Yo te voy a dar unas pautas. Aunque seguro que ya conoces bien a tu niño.

Primero debemos tener en cuenta la evolución del niño con la alimentación y la comida. Así si es algo que le ha pasado desde bebé o que es algo reciente. Por ejemplo, ha dejado de comer cuando le hemos pasado del biberón al puré, o del puré a masticar… Los niños pasan por fases. Y no es raro que incluso el niño que mejor come, pase un tiempo que no quiere comer. Puede significar muchas cosas, desde llamar la atención, hasta que está en una semana con poco apetito. A nosotros también nos pasa. No todos los días tenemos el mismo hambre, así por ejemplo en verano con el calor puede que pierda algo el apetito.

niño no quiere comer

Vemos cuales son las comidas que más le gustan y cuales las que menos le gustan e intentaremos encontrar un patrón en sus gustos, por ejemplo come mejor los platos de cuchara…

No todos los niños comen igual. Y que un niño coma poco no quiere decir que sea malo. Hay gente que necesita menos comida para alimentarse lo mismo. Diferente es si el niño no quiere comer la comida y sin embargo si le damos un bollo se lo come. Es obvio que hambre tiene, lo que pasa es que no quiere lo que le hemos puesto. Las cantidades iran en consideración de cada niño.

Si necesita que estemos ahí para darle de comer. Si es incapaz de comer solo. Seguramente sea para llamar nuestra atención. Los niños deben aprender a comer solos, ya que en breve es posible que lleguen al colegio y entonces no tendrá a nadie que le pueda ayudar. Debemos hacer personas auto-suficientes que puedan vivir la vida ellos solos.

¿Cómo actúo para que coma?

Con los niños hay una regla muy importante. No perder los estrivos. Algo que en muchos momentos es muy complicado. Y sobre todo con niños que comen mal o que no duermen por las noches. Conseguiremos mucho más con calma y paciencia que si nos enfadamos y nos ponemos histéricas. Así es que ya sabemos a tomarlo con tiempo y sin prisa.

Sentaros los domingos con el niño y tratad de hacer un menú para toda la semana. La idea es que el se sienta parte del equipo y que tiene algo que decir a la hora de la comida.

Dejale que participe en la preparación de la comida. El que el niño sienta que es algo que ha hecho él. Hará que tenga más interés por comerlo después.

No pongas platos muy llenos. Si tu niño tiene problemas para comer. Intenta poner platos con menos comida, ya que así le parecerá más fácil acabarlo y puede que intente comer rápido para quitárselo de encima. Si ve mucha cantidad, puede agobiarse y ni siquiera intentarlo.

Lo importante es que el niño sea capaz de comer de todo. Si hay alguna comida que veas que de verdad le da nauseas, no te pongas cabezota. Haz que tan solo la pruebe y dale otra comida sustituta (del mismo genero).

Crea platos divertidos. Con la llegada de Internet, tenemos miles de ideas para hacer platos saludables con una gran presencia para los niños. Desde dibujos de animales a lo que se te ocurra.

Lo mejor para convencer a un niño es con el ejemplo. Si hay algún plato que no le gusta, podemos estar una temporada tomándolo nosotros delante de él. Trabajar mucho la presentación del plato y diciendo lo rico que está. No para que el niño lo coma, a él le ponemos otra cosa. Aunque nos parezca algo imposible puede que consigamos que el niño tenga curiosidad. Los gustos cambian a diario tanto en niños como en adultos. Y nosotros podemos modificar los suyos.

Trabajad por turnos. La comida si un niño es mal comedor, puede ser una actividad muy estresante. Por eso está bien que nos turnemos para no llegar a ponernos nerviosos.

Si el niño no come bien, evidentemente. Debemos eliminar cualquier tipo de chuchería hasta 3 horas antes de cada comida. Hasta eliminar todas las chucherías en su día a día.

Hay dos problemas para que un niño coma un alimento o comida. Una es el sabor y la otra es la textura. Juega con ellas para conseguir que le guste más. Si lo que no le gusta es la textura del alimento. Podemos probar a presentárselo de otra forma con otra textura. Por ejemplo un huevo duro, lo podemos machacar todo, o hacer tiras muy finas. Los guisantes los podemos aplastar. Y todo lo que se nos pueda ocurrir. Con los sabores, podemos empezar camuflando su sabor y con el tiempo, le vamos quitando para que vaya descubriendo su sabor poco a poco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *