LOS ANTIDEPRESIVOS EN EL EMBARAZO

embarazada deprimidaA pesar del aumento de conocimientos sobre el embarazo que se ha producido en los últimos 50 años de historia. Aun nos queda muchísimo por aprender. Y una de las tareas pendientes que tienen los científicos, es con los medicamentos que interactuan de forma negativa con nuestro embarazo, ya sea con el feto o con la mujer embarazada. Aunque por suerte cada vez son más los estudios relevantes que nos dan pistas sobre lo que podemos o no podemos hacer. Para conseguir una excelente salud para nuestro niño. Hoy analizamos cuales son los efectos que pueden tener los antidepresivos cuando los tomamos durante el embarazo. Así como alguna alternativa que podemos hacer para evitar tomar medicamentos.

¿Qué son los antidepresivos?

Para poder analizar los riesgos, primero debemos conocer que son los antidepresivos concretamente. Se trata de unos medicamentos que nos intentan levantar la moral y el animo cuando estamos de bajón. Aunque suelen ser muy fuertes y con riesgo de provocar una dependencia a largo plazo.

¿Puedo tomar antidepresivos embarazada?

Es muy curioso, ya que la mayoría de la gente no es consciente de ello. Pero en verdad los antidepresivos actuar de una forma muy similar a cualquier droga que podamos tomar. Tanto unos como otros actúan sobre los neurotrasmisores que tenemos en el cerebro. Para que nos hagamos una idea, la cocaína, lo que hace es provocar que los responsables de retirar la dopamina sobrante en el cerebro no puedan hacerlo. Provocando así un aumento en esta sustancia.

Pero, ¿Qué es la dopamina? Se trata de la sustancia que nos hace sentir felices. Cuando tenemos una situación feliz alegre, nuestro cerebro lo celebra emitiendo dopamina. Lo que provoca el estado de felicidad. Y la verdad es que la mayoría de las drogas y sustancias adictivas lo que están haciendo es falsear al cerebro o para que produzca más dopamina, o para impedir que desaparezca la sobrante.

Los antidepresivos funcionan de una forma totalmente igual. Aunque tenemos de diferentes tipos, todos juegan con la dopamina y la serotonina. Consiguiendo así que nos sintamos más animados y alegres de una forma artificial.

El riesgo para la embarazada.

Tanto para embarazadas como para no. Los antidepresivos tienen un efecto muy lógico que no podemos evitar. La posible adicción. Esta forma de falsear al cerebro hace que te acostumbres a unos niveles de dopamina superiores a los normales. Con lo que una vez que pase la depresión. Nos vamos a encontrar con más dificultad para sentir las mismas sensaciones de felicidad que sentíamos antes de caer en la depresión.

Por eso es muy importante no automedicarse con antidepresivos. Tan solo será el médico quien pueda recetarnos. Y seguiremos de una forma estricta lo que nos han dicho. De esta forma podremos disminuir los riesgos a quedarnos enganchados.

La relación de los antidepresivos con las mujeres embarazadas.

Hay un grupo de embarazadas que suelen tomar este tipo de medicamentos recetados por sus médicos. Se trata de mujeres que durante años han estado en tratamientos de fertilidad y han necesitado de apoyo para conseguir quedarse embarazadas.

Dicen que cuando estamos buscando un niño y no podemos conseguirlo. El nivel de estrés al que podemos estar sometidas es muy alto. Lo que puede provocar una gran ansiedad para la futura embarazada. Y una vez que consiguen quedarse embarazadas, la cosa es peor. Ya que el miedo a perder a su bebé, después de lo que les ha costado. Puede hacer que el estrés aumente a niveles altísimos. Lo que hace que muchas embarazadas sufran de depresión. Se estima que alrededor del 10% de las mujeres que se han sometido a un tratamiento de fertilidad han estado deprimidas durante todo el embarazo. Y son recetadas con antidepresivos.

En verdad, puedes ver diferentes estudios e investigaciones que apuntan tanto que no es malo, como que puede tener riesgo. Con lo que mi consejo es intentar tomar lo menos posible, siempre que sea posible.

Deprimida en mi embarazo.

Si sigues nuestro blog, ya habrás leído mucho sobre las depresión durante el embarazo. De hecho la ansiedad y el estrés para mi, es el peor mal que puedes tener durante los 9 meses. Incluso siempre digo que es mejor fumar si el dejarlo nos va a producir un exceso de estrés. Si quieres ampliar información sobre el estrés en el embarazo, te invito que leas el artículo que publicamos sobre el tema.

Con lo que la duda nos asalta. Y cuando encontramos este problema. Lo mejor es que hables directamente con tu médico. El será quien debe evaluar tu situación personal. Ya que a lo mejor podemos encontrar otra serie de terapias alternativas que nos eviten el tomar antidepresivos en el embarazo. Al fin y al cabo todo lo que tomemos durante estos 9 meses va a ir directamente a nuestro futuro niño. Y siempre puede afectar a su salud.

¿Qué alternativas a los antidepresivos tengo?

Es una buena pregunta. Tenemos cientos de actividades e infusiones que nos pueden ayudar a relajarnos y minimizar la ansiedad. Aunque no nos olvidemos que cuando se trata de una depresión fuerte. Poco podemos hacer, ya que nos metemos en un bucle del que nos es imposible salir.

Lo primero que debemos hacer es pedir ayuda a los demás. Nuestras personas más cercanas son las que más pueden hacer por nuestro estrés. Ya que lo que necesitamos es reafirmarnos y decir “aquí estoy yo”. Tomarnos la vida con otro punto de vista más alegre.

La vida sana siempre es un buen ayudante para evitar y dejar atrás la depresión, tanto en el nuestro embarazo como cuando ya hemos dado a luz a nuestro pequeño.

Empieza por dedicarle todos los días un rato al ejercicio físico. No se trata que ahora te conviertas en un atleta. Si no de sentirte bien contigo mismo. De hecho, el deporte físico hace que nuestro cerebro produzca de forma natural dopamina. Lo que será un ideal sustituto de los antidepresivos.

La dieta también es una buena clave. “mens sana in corpore santo” Ya que estás un poco de bajón aprovecha para mimarte con una dieta equilibrada y buena para ti.

Tomate tu tiempo. Dedica todos los días un rato para tí. Escuchando música tranquila, con luz tenue… Cualquier cosa que te relaje estará bien.

Si es cuestión de trabajo. Tómatelo más tranquila. No eres una maquina. Una buena táctica para eliminar el estrés del trabajo. Consiste en hacer una lista con las cosas que tenemos pendientes por hacer al llegar a casa. De esta forma aunque nos parezca una tonteria. Parece como que no tenemos que tenerlo en la cabeza. Sabemos que lo tenemos apuntado y que no se nos va a olvidar nada.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *